En estos días hemos platicado con varias personas, y han coincidido que ir al nutricionista es una opción un poco alejada de sus metas a corto plazo, porque muchas veces, los productos para comprar en el súper son más caros, que los que están en el presupuesto para la comida familiar o personal.

Y si  tienen razón, muchos productos saludables son más caros que la versión normal del producto, pero con acciones como comprar los vegetales y las frutas en los mercados y realizar las preparaciones en casa, se pueden reducir costos,  por ejemplo: si en una refacción hay un puño de mezcla de semillas, en vez de comprar las bolsas de semillas preparadas, se pueden comprar sus semillas favoritas  por libra y ustedes hacer sus snaks saludables.

Como nutricionistas, nosotras estamos consientes de el valor de los productos, entonces incorporamos a los menús alimentos básicos incluidos en el súper normal que realizan nuestros pacientes, les aconsejamos que toda la familia consuma las mismas preparaciones, para evitar hacer dos comidas y  siempre tratando de orientar que producto puede ser más saludable, sin cambiarlo por otro más caro.

Es muy importante que se tome conciencia que cada producto saludable es un gran aporte de beneficio al organismo, pues con sus nutrientes, será cultivada la salud.

Si hablamos de nutrición, no quiere decir que la persona que más gaste en el supermercado será la que mejor se alimente, la nutrición se trata de balance en cantidad y calidad, con la comida que hoy está en tu casa, con esa comida puedes nutrirte y ser saludable.

Comentario

Buscar