Otro de los miedos de ir a consulta de un nutricionista son las restricciones de todo lo rico… la verdad es que todo lo que se cataloga como rico (pasteles, frapés, donas, pizzas, comida rápida) no es muy saludable, pero eso no quiere decir que no lo puedan comer.

Por ejemplo si quieren 2 pedazos de pizza ¡Adelante! Pero la deben acompañar de una buena porción de ensalada y la bebida aquí es clave, pueden consumir una que no tenga exceso de azúcar o simplemente agua pura.

En la alimentación saludable, en el balance esta el secreto, si consumes tus comidas ricas con moderación y esporádicamente no pasa nada, el tratamiento siempre será efectivo.

Ahora ya saben, no siempre es malo comer un postre o darse un gustito, incluso puede ayudar a bajar de peso. Un estudio de la   Universidad de Tel Aviv, señala  que comer postre en el desayuno, por ejemplo galletas o pasteles, puede ayudar a las personas que se encuentran a dieta a perder más peso. Esto se debe a que les genera satisfacción y reduce el hambre que podrían experimentar a lo largo del día.

Recuerda, que lo mejor, es tratar de mantener una dietan balanceada y una vida activa. Esto con el objetivo de que no tengas que privarte de ningún alimento. ¡Cuídate!

Comentario

Buscar