Sabemos que muchas personas dejan la visita con el nutricionista al final de la lista, porque se tiene la idea que la comida que recomendamos es rara, preparaciones de alimentos que llevan mucho tiempo y que con lo agitado de los días, al llegar a casa es imposible que logren cocinar todo lo que un menú dice.

Por buena suerte la nutrición ha evolucionado y este  mito se está quedando atrás.

Si visitan a un nutricionista, se llevarán una gran sorpresa ¡¡¡La alimentación es normal!!! Pero lo que intentamos es transmitir los conocimientos que tenemos de nutrición, para que consuman platos balanceados, con las porciones adecuadas y con  la versión más saludable de cada alimento.

Por ejemplo nosotras,  nos acoplamos al día de las personas y a las comidas que tienen disponibles y que son de su agrado. Estamos consientes, de que en las mañanas todos corremos con llegar temprano al trabajo, o a nuestros diversos compromisos, por consiguiente dejamos desayunos fáciles como un sándwich con huevo o 1 taza de leche con cereal, eso sí acompañado de fruta, y así vamos a acomodando el menú a la cotidianidad de cada paciente.

El consumo de verduras es uno de los temas que dan más polémica, por el tiempo que lleva prepararlas, se pueden hacer preparaciones como ensaladas en escabeche y así no cocinar verduras aproximadamente por 3 días.

¿Y si toca comprar comida fuera? Eso tampoco es un problema, siempre hay opciones saludables en cada lugar, se puede comer lo adecuado incluso en un restaurante de comida rápida.

El lograr comer saludable en muchos casos es cuestión de actitud y de querer hacerlo, porque con la comida que todos tenemos en casa se logran menús adecuados por ejemplo: 2 huevos revueltos con aceite de oliva es algo que todos podemos hacer y es una preparación muy saludable.

Así que no hay excusa de comidas raras, con lo que tienes a la mano  transforma tu alimentación a la mejor versión del alimento y será más saludable.

Comentario

Buscar