Continuamente nos sentimos muy bien y no importando lo que comamos nuestra salud siempre se encuentra en óptimas condiciones. Este es un punto de la vida muy importante, en el cual todos debemos aprovechar a cultivar la salud, y es ideal entrar en el plano de la prevención.

Si tienes una mala alimentación en términos generales; lo cual seria, elegir alimentos con exceso de grasa y azúcar, bebidas carbonatadas, mucha comida chatarra y lo que es peor en horarios desordenados, y aun así te sientes bien y no tienes ningún padecimiento, es porque tu cuerpo es muy efectivo y lucha para salir adelante metabólicamente a pesar de no tener el combustible adecuado.

El comer de manera saludable es la principal intervención que puedes hacer para preservar la buena salud, si intentas implementar hábitos saludables, no solo te seguirás sintiendo bien, te sentirás aun mejor y eso durara mucho más años.

Poniéndolo desde otro punto de vista, tienes que saber que existen muchas enfermedades que se desarrollan por mala alimentación y no solo los desarrollan las personas con sobre peso, también personas que aparentemente tienen un buen peso pero se alimentan mal, las enfermedades que pueden desarrollarse son : hipertensión arterial, problemas cardiovasculares, diabetes, colesterol alto, triglicéridos altos, artrosis, estreñimiento, retención de líquidos, dolores de cabeza, tendencia depresiva, baja autoestima… que muchas veces no demuestran síntomas o son síntomas con los cuales ya estamos acostumbrados a vivir, por lo que creemos que nos sentimos bien, y no pasa nada con nuestro cuerpo.

Una mejora en hábitos alimentarios correctamente llevado por un profesional, siempre conlleva a mediano y largo plazo una mejora en efectos anteriormente citados. Y a pesar de que esto es claro, es complicado asociar que el acto “comer bien” tiene un efecto “no padecer enfermedades”.

Para terminar es preciso citar la famosa frase de Hipócrates “Que tu medicina sea tu alimento y tu alimento sea tu medicina”

Comentario

Buscar