En los últimos cinco años hemos escuchado a muchas personas,  que utilizan para bajar de peso distintos métodos como: contar calorías, hacer seis comidas pequeñas al día, eliminar por completo los carbohidratos, y así una larga lista… Algunas de estas medidas les funcionan mejor y otras peor, pero en ningún caso se es capaz de mantener esa rutina para siempre.

El motivo es muy simple, y es el gran fallo que cometen todas las dietas tradicionales,  es que: no tienen en cuenta la vida real.

Estamos consientes que toda persona quiere  mantenerse en su peso ideal, pero no si eso implica, comer hamburguesas sin pan, renunciar a tomar una cerveza con  amigos, recordar fases y reglas cada vez que se va a un restaurante, mirar el reloj continuamente para ver si ya  toca comer, o sentirse culpable cada vez que se comen  un postre.

Las estrategias que proponen las dietas quedan muy bonitas en el papel, pero parecen diseñadas para personas que nunca van a eventos sociales, nunca comen fuera de casa, nunca viajan, y que no tienen nada mejor que hacer que preocuparse de lo que comen.

Las dietas tradicionales fracasan a largo plazo porque interfieren demasiado en la vida. Requieren demasiado tiempo y añaden demasiadas complicaciones.

Por eso la propuesta que tenemos para ti,  es no mas dietas, debes aprender a comer saludable, eligiendo la mejor versión de cada alimento, en la cantidad adecuada y sobre todo cada plato de comida debe tener la variedad correcta, creemos que,  el plan de alimentación ideal tiene que ser:

  • Sencillo – Sin reglas y normas complicadas. Que no quite tiempo ni haga gastar más
  • Flexible – Compatible con el mundo real
  • Efectivo – Me permite mantenerme en mi peso y sentirme bien
  • Placentero – No me obliga de por vida a quitarme mis comidas favoritas
  • Saludable – Mejora mi estado de salud

¡Así que a olvidarse de dietas mágicas! La solución es implementar hábitos saludables de alimentación  y así comer saludable ¡Sin sacrificios!

Comentario

Buscar