Hoy en día encontramos diferentes restaurantes de comida rápida en las mejores ubicaciones, cercanos a casa, trabajo y comercios, por tal razón resulta  fácil y cómodo comprar comida en estos lugares.

Cuando se está en un plan de alimentación o en un esquema para reducir peso, lo más común es evitar estos restaurantes, pero a veces no hay otro lugar para comer y debemos de ir, la buena noticia es que en estos lugares,  SI se pueden comprar alimentos adecuados pues en cada uno hay opciones saludables.

Si vas a un restaurante de comida rápida la principal recomendación es cambiar la gaseosa por agua pura y evitar las papas fritas. En algunos lugares aceptan cambio de papas fritas por ensalada y esa es una buena opción.  

También está la opción de pedir ensaladas por ejemplo de pollo, debe ser pollo sin empanizar y mucho cuidado con el aderezo, es una bomba de grasa y calorías, los más recomendables son vinagretas o sal y limón.  

Dale un ojo al menú y selecciona las preparaciones bajas en grasa, a la parrilla, a la plancha y tu acompañamiento debe ser siempre ensalada de vegetales frescos.

Alimentarte sin sacrificios requiere buscar la mejor versión del alimento, aunque estés en un restaurante de comida rápida siempre habrá algo adecuado para ti.

Comentario

Buscar