En la actualidad es muy común celebrar “Halloween”, y estos festejos están rodeados de mucha comida.  Sin embargo, no es la comida de las fiestas lo que está mal, pues ésta forma parte de la estructura  social que una alimentación saludable debe de contemplar.

El verdadero problema son los excesos, por un lado, y por otro, el no hacer consciencia de qué, cómo y cuánto estamos comiendo. “La realidad es que si ponemos atención podemos disfrutar de un “Halloween” saludable”.

Les dejamos algunos tips para que tanto los niños como los adultos tengamos una fiesta tenebrosa pero sin dañar nuestra salud.

  1. Es momento de ser original. Puedes regalar fruta, bolsitas de poporopos, de manías, incluso algo que no sea comida como un juguete pequeño, estampitas, lápices de colores, etc.
  2. Este tipo de festividad es un excelente momento para hablar con tus niños sobre qué es una alimentación saludable. Diles que no tienen que comerse todo el mismo día, que pueden guardarlos e ir comiéndolos en diferentes días para no caer en excesos y realmente disfrutarlos.
  3. Equilibra el menú del resto del día. Si sabes que en la noche es la fiesta, trata de que el desayuno, la comida y las refacciones sean más ligeras y tengan más verduras y frutas.
  4. Si quieres consumir menos calorías, recuerda que puedes utilizar sustitutos del azúcar, como stevia o splenda, tanto en las bebidas, como en los postres, inclusive puedes buscar algunos caramelos que los utilicen y así no caer en excesos.
  5. Si tus niños van a pedir “dulces”  al regresar a casa que hagan juegos como de escondite, brincar la cuerda, bailar, etc.
  6. Si los pequeños quieren comerse todos los dulces, o tú como adulto empiezas a picar sin parar,  es un buen momento para explicarles a los niños, y para meditar que solo debemos comer cuando tenemos hambre, porque en celebraciones muchas veces solo comemos por ansiedad.

Los dulces o postres no son los tenebrosos o los malos del cuento, lo que verdaderamente nos debe de dar miedo es no comer en las porciones adecuadas, no consumir muchas verduras y frutas o no disfrutar momentos con los amigos. Y más miedo todavía, da no hacer ningún tipo de ejercicio o de actividad física. Ojo, muchos dulces y nada de ejercicio sí puede desequilibrar tu alimentación. Así que para disfrutar estas fiestas no olvides estar muy consciente de que y cuanto comes, así como de cuanto te mueves.

Comentario

Buscar