¿Sabes cómo deberías hidratarte cuando vas al gimnasio o tomas una clase en específico? Aquí te lo contamos.

¡La hidratación es una parte esencial al hacer ejercicio! Si te equivocas en este aspecto, puede ser que no rindas como te imaginas. Trata de seguir estos consejos para evitar contratiempos.

Antes:

No ingieras ningún sólido antes de hacer ejercicio porque puedes perjudicar tu práctica. Recuerda que vas a trabajar con respiración abdominal y si has comido mucho o tienes digestiones lentas, no vas a poder hacer los ejercicios correctamente o incluso sentirte mal.

Toma agua, agua de coco, té verde, rooibos o incluso de manzanilla. Mantente hidratado constantemente.

Durante:

Si te ejercitas en condiciones de humedad, es necesario que te hidrates con agua y algún otro líquido como bebida deportiva, si no es así, con agua está perfecto.

Recuerda que no debes esperar hasta que tengas sed para tomar un poco de líquidos.

Después:

Es normal que no tengas hambre justo después de hacer ejercicio, pero poco a poco tu apetito empezará a aumentar y debes evitar los antojos. Come alimentos frescos como frutas, verduras o cereales integrales. Mantente hidratado con agua, jugos e incluso sopas o caldos. También puedes optar por un vaso de leche con chocolate.

Comentario

Buscar