La merienda: una comida necesaria que con frecuencia pasamos por alto

La merienda suele ser la gran olvidada dentro de las comidas del día, pues solemos restarle importancia a la ingesta que realizamos entre la comida y la cena, durante la tarde cuando en realidad, la merienda es una comida necesaria y de mucha utilidad aunque con frecuencia la pasamos por alto.

Saltar la merienda implica pasar un largo tiempo sin comer alimentos, lo cual reduce los nutrientes en sangre y los sustratos de energía para cerebro y otros órganos. Además, se incrementan las señales de hambre llegando con un nivel elevado a la cena, momento en el cual aunque debiéramos comer con mucha moderación, y consumimos gran cantidad de alimentos.

La merienda, esa comida que deberíamos hacer en medio de la tarde para cortar el período de ayuno entre comida y cena, es fundamental si queremos controlar los niveles de hambre, mantener la energía del cuerpo y la actividad del metabolismo. Su realización puede ayudarnos a adelgazar y en algunas personas como son los niños por ejemplo, ayudará a mantener el cerebro en funcionamiento y a no alterar el proceso normal de crecimiento.

Una merienda saludable

En una merienda podemos consumir todo tipo de alimentos, aunque la cantidad no suele ser elevada, podemos ingerir desde cereales, pan, tostadas o bollos hasta bocadillos, sándwiches, frutas, leche o yogur e infusiones.

Para que la merienda sea realmente saludable y conserve su función permitiéndonos mantener activo el organismo y llegar con menos hambre a la próxima comida, lo aconsejable es que se componga de algo de proteínas que dan gran saciedad, algo de fibra e hidratos complejos. Por supuesto, si podemos incorporar micronutrientes con esta comida, será mucho mejor.

Comentario

Buscar