En primer lugar, deben saber que la sal “común” pasa por un proceso por el cuál son eliminados el magnesio y otros minerales. Además, se destruye el yodo natural durante su refinación y se le añade yoduro de potasio a altos niveles, casi siempre, tóxicos.

En cambio, la sal marina se obtiene del mar de forma natural y no pasa por ningún proceso que altere la composición natural de la misma. Por lo tanto, contiene muchas trazas de minerales esenciales que nuestro cuerpo necesita para mantenerse sano.

Al consumir sal marina en nuestra dieta diaria, equilibramos y nutrimos nuestro organismo con minerales esenciales. Algunos de los beneficios que nos ofrece esta sal son:

  1. Fortalece el sistema inmunitario: La sal marina ayuda por naturaleza a fortalecer el sistema inmunitario. De esta forma, se combate fácilmente el virus de la gripe, el resfriado, la fiebre, las alergias y otros trastornos autoinmunes.
  2. Favorece la alcalinización: esto es porque, no ha sido expuesta a altas temperaturas ni se le han retirado sus minerales. Por lo tanto, puede ayudar a prevenir e invertir los niveles elevados de ácidos del cuerpo, lo que elimina sucesivamente el riesgo de sufrir enfermedades.
  3. Mejora la digestión: La sal marina ayuda al cuerpo a crear jugos gástricos para que los alimentos que se consumen se digieran más rápido.
  4. Colabora con la salud cardiovascular: si se agrega un poquito al agua que se bebe, puede ayudar a reducir los niveles altos de colesterol y la presión sanguínea elevada y a normalizar los latidos cardíacos irregulares, debido a su contenido de minerales.
  5. Colabora con la prevención de la osteoporosis: Poco más de 1/4 de la cantidad de sal que hay en nuestro cuerpo se almacena en los huesos, donde ayuda a mantenerlos fuertes y resistentes. Si hay una carencia de agua y sal en el cuerpo, este comienza a obtener sodio de los huesos, lo que con el tiempo puede provocar osteoporosis y fragilidad ósea. De esta forma, si bebes mucha cantidad de agua y consumes sal con moderación puedes prevenir la osteoporosis.
  6. Evita espasmos musculares: El potasio es esencial para ayudar a los músculos a funcionar correctamente. La sal marina contiene pequeñas cantidades de potasio, y también ayuda al cuerpo a absorber mejor el potasio procedente de otros alimentos.
  7. Evita la retención de líquidos: Por su contenido de minerales crea un balance de electrolitos adecuado y se logra la eliminación de líquidos retenidos.

Al contrario de lo que se cree popularmente, la sal no es mala, si se consume la del tipo “marino”. Ayuda a nuestro cuerpo en varios aspectos y es más saludable que la común

¿Has probado ya la sal marina?

Comentario

Buscar