Tal como dicen que tomar una copa de vino al día ayuda a tu corazón, el consumir café de forma moderada es beneficioso para tu salud. Pero si pasamos a beber varias copas de vino o diez tazas de café, lo negativo sobrepasará a lo positivo. Si bebes café, evita complementarlo con azúcar o una gran cantidad de endulzantes artificiales y no tomes mucho cerca de la hora de dormir, ya que esto puede complicarte a la hora de conciliar el sueño.

Si tomas café con moderación 1 o 2 tazas al día, te dará los siguientes beneficios:

  • Su mayor beneficio son los antioxidantes que contiene el grano, sustancias denominadas polifenoles.
  • Elevar la capacidad de alerta, además, de que permite se tenga una mejor concentración por más tiempo.
  • Consumirlo mejora el metabolismo.
  • Consumir café regularmente disminuye hasta en un 65% el riesgo de sufrir demencia en la vejez, debido a las propiedades estimulantes que el café ejerce en el sistema nervioso central.
  • La cafeína reactiva la circulación sanguínea, por su riqueza en cafeína, resulta muy interesante en caso de celulitis.
  • Facilita y ayuda la digestión, al estimular la secreción de la saliva y de los jugos gástricos.

Ahora bien si eres un adicto al café y te excedes tomando más de 4 tazas al día, todos los efectos positivos que esta bebida puede tener se convierten en negativos, y son los siguientes:

  • Puede provocar úlceras, síndrome de colon irritable y acidez estomacal. Muchos de los componentes del café como la cafeínas y muchos de los ácidos que se encuentran en el grano pueden irritar tu estomago y el revestimiento de tu intestino delgado.
  • Evita la absorción adecuada de nutrientes. Al estimular el peristaltismo, el café también parece promover un mayor vaciamiento gástrico, por lo que el contenido del estómago se pasa rápidamente en el intestino delgado, a menudo antes de que la digestión se haya realizado apropiadamente.
  • Daña los riñones, quienes beben mucho café pueden tener dificultades para obtener los minerales en su dieta. Esto debido a que el café afecta la absorción del hierro en tu estomago y en particular en los riñones, asi como de calcio, zinc y magnesio.
  • Aumenta el estrés y favorece la hipertensión. Tomar mucho café promueve la liberación de cortisol, la hormona del estrés, y otros dos químicos. Ellos incrementan el ritmo cardíaco, la presión arterial y los niveles de la tensión.

¡Un buen café de vez en cuando!

Comentario

Buscar