QUÉ ES Y POR QUÉ EVITAR LA COMIDA CHATARRA

El término “comida chatarra” se utiliza para describir aquellos alimentos que tienen muy alto contenido calórico, en contraposición a un muy bajo valor nutritivo. Mucha gente intenta evitar o limitar el consumo de este tipo de comidas, ya que implican grandes riesgos para la salud; y los especialistas suelen instruir a las personas para que elijan otras opciones más saludables.

Este término fue acuñado en 1972 por estudiosos del Centro de Ciencias de Interés Público, quienes buscaban concientizar a los consumidores sobre aquellos productos con excesivo valor calórico y bajo aporte nutricional. Para los fabricantes, no obstante, producir este tipo de comidas tiene gran atractivo, ya que suelen ser baratas y de fácil elaboración, y generan grandes ingresos.

Los alimentos que caen bajo la definición de “comida chatarra” pueden ser variados, y dependen de un amplio número de factores. Los “snacks” como las papas fritas, los bocadillos embolsados, los dulces y demás golosinas, son universalmente puestos dentro de esta categoría; y muchas personas también nombran así a la comida rápida como las hamburguesas, pizza y frituras.

CARACTERÍSTICAS DE LA “COMIDA CHATARRA”

La comida chatarra es por definición rica en contenidos calóricos y baja en nutrientes. Esto significa que contiene elevados niveles de calorías, provenientes de sus componentes grasos y azúcares; mientras que aporta pocas proteínas, vitaminas y minerales. Comúnmente, las frituras y alimentos precocidos, procesados o envasados suelen ser considerados chatarra.

Muchas de las comidas como la pizza, hamburguesa o tacos pueden ser consideradas saludables o chatarra dependiendo de sus ingredientes y métodos de preparación. En general, cuanto mayor procesamiento tienen sus elementos, más “chatarra” será considerada la comida. Por el contrario, ingredientes frescos y poco procesados harán que un plato sea más saludable.

Asimismo, otro factor que influye en la elección y características de la comida es el estrato social del consumidor. Las personas más saludables y de mayores ingresos, tendrán un campo amplio de comida chatarra para no consumir. Por otro lado, las personas de menores ingresos verán menos alimentos como chatarra.

En algunas comunidades, la comida étnica del tipo “para llevar” como los tacos, pescados y pollos fritos, diversos tipos de curry indios y demás también suelen ser considerados comida chatarra.

CONSECUENCIAS PARA LA SALUD

Según los especialistas, para una óptima salud del corazón, no se debe consumir más de 1,500 miligramos de sodio por día. El exceso de sodio aumenta la presión arterial y el riesgo de sufrir ACV, y la comida chatarra tiene altos contenidos de este elemento. Una opción, es elegir alimentos envasados bajos en sodio, o cocinar con más especias y menos sal.

Otro de los peligros de una dieta llena de comida chatarra es el aumento de peso. El consumo de alimentos con muchas calorías y pocos nutrientes no sacia el hambre, y hace que sigamos comiendo sin darnos casi cuenta. Los bocadillos que ingerimos no deberían ser paquetes de comida envasada, sino fruta o galletas integrales.

La comida chatarra con alto contenido de azúcar (como refrescos, dulces y golosinas) también ataca al esmalte de los dientes, descomponiéndolo y produciendo caries. Esto se puede evitar eliminando las comidas azucaradas de la dieta, y reemplazando las gaseosas por otras variedades sin azúcar. El cepillado frecuente de los dientes disminuye el riesgo de contraer caries.

Por último, la ingesta habitual de comida chatarra puede provocar graves problemas gastrointestinales. Este tipo de alimentos procesados aporta muy poca fibra a la dieta, lo que impide el movimiento intestinal y lleva al estreñimiento. Las frutas son una buena opción, ya que ayudan a contener el gusto por lo dulce, a la vez que aportan fibras para regular el organismo.

DISMINUYENDO EL CONSUMO DE COMIDA CHATARRA

Anteriormente, hemos visto la cantidad de problemas que puede acarrear la ingesta de comida chatarra. No obstante dicha categorización, el consumo de este tipo de comidas comúnmente no causa graves e inmediatas consecuencias en la salud, y es en general segura, siempre y cuando esté integrada dentro de una dieta balanceada.

Lo ideal es regular el consumo de este tipo de alimentos (comida rápida, envasada y procesada) a lo mínimo, o darse el gusto por ella muy de vez en cuando. Y siempre teniendo consciencia de la necesidad de incluir en la dieta gran cantidad y variedad de alimentos nutritivos y saludables como frutas, verduras y legumbres.

 

Comentario

Buscar