Uno de los peores enemigos de la dieta es el alcohol, y en la actualidad lo encontramos en todas las reuniones sociales y la verdad es que el consumo de alcohol tiene un efecto muy negativo en cualquier proceso de pérdida de peso.

Les cuento que cada gramo de alcohol tiene más de 7 calorías, algunas se queman al tomarlo por el esfuerzo que hace el cuerpo para procesarlo así que al final serían alrededor de 6 calorías.

Por ejemplo:

  • Una cerveza contiene 20 gramos de alcohol que es equivalente a ¡150 calorías! Dependiendo de la cerveza que tomes el número de calorías puede subir hasta 250.
  • Una copa de vino o un shot también tiene la misma cantidad aproximada de calorías.

Los cócteles o tragos mezclados son más peligrosos porque además de la cantidad de calorías que contiene el alcohol también hay que sumarle las que pueda tener el jugo de frutas o agua gaseosa con el cual esté mezclado. Uno de estos tragos puede tener hasta 300 calorías y más de 3 cucharaditas de azúcar.

Pero ¿Por qué afecta tanto el alcohol si quiero perder peso?

Aparte de incrementar el consumo de calorías que consumes, el problema más grande que trae el alcohol al cuerpo es que: entre más alcohol consumas más se reduce la capacidad del hígado de funcionar de una manera adecuada y tu capacidad de quemar grasa se baja en un 75%.

A partir del segundo trago tu cuerpo empieza a perder la habilidad de quemar la grasa que tiene almacenada, empieza a quemar el alcohol como energía y así cada cosa que bebas o comas se va directo a tus brazos, estómago, piernas y glúteos. Con el segundo trago también se empiezan a afectar tus funciones cerebrales, los neurotransmisores, que son responsables del sueño, pierden sensibilidad y hacen que sea más difícil dormir bien, y el descanso adecuado es muy importante para cualquier  proceso de pérdida de peso.

Cuando de abusa del consumo de alcohol el cuerpo pierde la habilidad de absorber nutrientes importantes como las proteínas, las vitaminas, los minerales y además produce deshidratación extrema que puede durar hasta 4 días. Por esta razón, aunque realicen mucho ejercicio, la inhabilidad del cuerpo de absorber nutrientes va a hacer que el ejercicio tenga un efecto muchísimo menor. Entre más alcohol se consume el cuerpo se demora más en procesarlo y esto limita la cantidad de glucosa que llega al cerebro, produciendo mucha más fatiga y falta de energía para poder ponerse en movimiento.

¡Todo con medida y mejor si evitas el alcohol!

Comentario

Buscar