Para iniciar lo primero que debes saber es que te debes de enfocar en el cambio de hábitos, y tienes que estar consciente que las dietas mágicas, detox, productos que suprimen el hambre, son una pérdida de tiempo y en muchas ocasiones de dinero.

  1. La base de tu alimentación deben ser los vegetales, las frutas, incluye siempre grasas saludables, legumbres, y si consumes productos de origen animal, no abusar mucho de estos, prefiere los cortes magros y preparaciones bajas en grasa.
  2. Aléjate de los alimentos ultraprocesados, en especial de los excesos de harina.
  3. Elimina las bebidas azucaradas, prefiere siempre agua pura o fresco sin azúcar, puedes ponerte metas para ir dejando las bebidas azucaradas poco a poco.
  4. Aprende a escuchar a tu cuerpo, a veces estamos acostumbrados a no comer o comer porque es la hora, el mejor momento de comer o de no comer lo dicta tu cuerpo.
  5. Siempre recuerda que el comer saludable es diferente para cada persona, debes seguir indicaciones creadas para ti, los alimentos beneficiosos para alguien puede ser la causa de enfermedad para otros.
  6. Mejora tu mentalidad hacia la comida, vale más la calidad de los alimentos, que las calorías que aportan, si solo cuentas calorías de lo que consumes, tu cerebro se enfocara en lo que no puedes comer y te sentirás ansioso y restringido hacia la comida.
  7. Piensa siempre en que cada comida es una oportunidad de mejorar tu organismo, de regalarle salud, así tu cerebro se enfocará en buscar alimentos más sanos y se irán las sensaciones de restricción y ansiedad.

Comentario

Buscar